Dic
11

Égina, el pequeño diamante del Egeo

egina

Un pequeño diamante que brilla en la inmensidad del Mar Egeo. Un verdadero faro de belleza en mitad del Golfo Sarónico. Hoy nuestra protagonista es una de las grandes desconocidas del territorio griego.

A pesar de su situación estratégica, a tan solo 20 km al suroeste de Atenas y a unos 10 km de la península de la Argólida, la isla de Égina no es uno de los destinos elegidos mayoritariamente por los turistas.

Escoltada por otro buen ramillete de islas (Salamina al norte, Poros al sur y Angistri al oeste) Égina parece sentirse protegida en su ubicación.

El bello nombre de este territorio tiene, por supuesto, origen en la mitología griega. La ninfa Egina, una de las 50 hijas del dios-río Asopo,  tras haber tenido un affaire amoroso con Zeus, se refugió en esta isla para tener y cuidar un hijo de ambos.

Chora es la capital y la principal población de la isla para diferenciarla del nombre de la isla. Tiene más de 5.500 años de antigüedad de 5.500 años y se levanta alrededor del puerto, que es el verdadero centro neurálgico de la ciudad.

Curiosamente junto al muelle donde atracan los barcos se levanta la iglesia de Agios Nikolaos, que recibe a los marineros con sus paredes de cal blanca. En este punto atracan y zarpan los catamaranes y barcos que tardan apenas 35 minutos en llegar al Pireo.

Si quieres conocer este paraíso terrenal, puedes consultar la oferta de viajes a Estambul que te presenta una agencia acreditada.

A unos 11 km. al este de Chora se encuentra el punto de mayor interés turístico de toda la isla de Égina: el Templo de Afea, que data del siglo V a. C. y fue construido bajo el estilo dórico aunque con la particularidad de ser levantado en dos plantas.

 

 

 

 

 

Post comment